Beneficios de las semillas de Chía

1160

Uno de los alimentos más conocidos entre las personas que cuidan su alimentación y son amantas de la alimentación natural y ecológica en los últimos años son las semillas de Chía. Las semillas de Chía, Salvia hispanica L., es una planta herbácea anual de la familia Lamiaceae que crece en climas subtropicales y que es originaria de México. Esta planta presenta unas flores en tonos violetas que son hermafroditas y de las que se obtienen las semillas. Las semillas de Chía miden unos 2 milímetros de largo, son ovaladas con tonos que van entre marrón y gris oscuro.

Con respecto al valor nutricional de estas semillas y su composición, alrededor del 50% de la semilla está compuesta por carbohidratos complejos y fibra (38g fibra/100g semillas), siendo principalmente fibra soluble en forma de mucílagos.

Se trata de una semilla con un alto contenido en proteínas comparada con cereales como el arroz o el maíz, presentado un 20% de proteínas (20g proteínas/100g semillas), además presenta el aminoácido Lisina que es deficitario en cereales y no contiende gluten por lo que es un producto apto para celíacos. En cuanto al contenido en grasas, es uno de las especies vegetales más ricas en ácidos grasos esenciales de la familia Omega 3.

Su contenido en vitaminas y minerales es también importante, presenta vitamina E al igual que otras semillas oleaginosas y en menor cantidad vitamina B3 y ácido fólico; en cuanto a minerales son ricas en Calcio y Zinc. También, contiene otros compuestos beneficiosos como fitosteroles (beta-sitosterol) y flavonoides (kaempferol y quercitina).

El consumo de estas semillas va a reportar importantes beneficios para la salud, entre los más destacados están:

  • Efecto saciante, gracias a su alto contenido en mucílagos que forman un gel al mezclarse con agua aportando sensación de plenitud y saciedad.
  • Ayuda a controlar el apetito, siendo un aliemento perfecto para incluir en planes nutricionales de pérdida de peso.
  • Efecto antioxidante, por su riqueza en vitamina E y Zinc.
  • Aporta proteínas con todos los aminoácidos esenciales; relevante en el caso de vegetarianos.
  • Ayuda a controlar los niveles de colesterol y la tensión arterial.
  • Mejora la salud del sistema nervioso e inmunológico.
  • Controla los niveles de glucosa en sangre gracias a su alto contenido en fibra que produce una absorción más lenta de los carbohidrato.
  • Disminuyen la inflamación, gracias a su contenido en ácidos grasos esenciales Omega 3.

Su forma de consumo puede ser muy variada. Una forma de consumirlas es añadiendo las semillas en agua, bebidas de origen vegetal (soja, almendras, arroz, alpiste) o zumos naturales y se deja reposar de 15 a 30 minutos, la proporción entre el líquido y las semillas puede variar, lo más habitual en unos 15-20g semillas por cada 200mL de agua, bebida o zumo. También se puede agregar a otros alimentos o preparaciones como ensaladas, productos lácteos fermentados o postres saludables.

Comentarios