Cerveza y recuperación post-entreno

1581

Cerveza y recuperación post-entreno

Un tema ubicuo, constante en consulta clínica y deportiva, es si la cerveza funciona bien como recuperador tras entreno en running, ciclismo u otras disciplinas.

Existen grupos que se han popularizado mucho bajo el término RunnersBeers, y cosas así. La industria y el potente lobby cervecero seguramente, ha sido decisivo para vendernos la idea de que la birra es buena en la práctica deportiva. Patrocinan deportistas muy conocidos y en el mundillo runner es habitual encontrar carpas tras pruebas de media maratón y maratón en la que poder refrescarnos con una rubia fresquita. Poco a poco esto ha implicado que el que practica deporte a pie de calle piense que acudir a una cerveza después de entrenar puede ser una opción válida. Hasta aquí, la cara A.

Ahora te voy a contar la cara B

La recuperación se inicia, inmediatamente después del entreno. Está demostrado que la primera hora, y podemos irnos hasta las 3 primeras horas, son claves para recuperar en condiciones. La nutrición entra en juego en esta parte del entreno invisible, pues procederemos a:

  • restaurar el glucógeno muscular
  • hidratación
  • síntesis de proteínas.

Este último punto, la síntesis de proteínas, es importante para la reparación y adaptación. Ingerir 20-25 gramos de proteínas de alta calidad al finalizar el entreno y repetir a las 3 horas se ha demostrado que funciona para maximizar la respuesta anabólica en el músculo esquelético.

En nuestra sociedad la cultura del consumo de alcohol después de entrenar está muy arraigada. De hecho, existe literatura disponible que viene a decir que de media, los deportistas amateus, consumen más alcohol que el resto de la población y que son más propensos a excederse.

Esta cerveza después de correr tiene un impacto negativo en la recuperación. Veamos como afecta punto por punto.

Síntesis de glucógeno muscular

El alcohol es perjudicial para las tasas de síntesis de glucógeno muscular post entreno. Fundamentalmente se debe a efectos indirectos (los directos aún no están demostrados). Estos efectos son claros, consumir alcohol desplaza el consumo de otros nutrientes que deben ser ingeridos para este fin.

Síntesis de proteínas

Aún consumiendo proteína junto con el alcohol, la síntesis proteica se verá afectada. Esto se debe a que se suprime la respuesta anabólica en el músculo y por tanto, puede afectar a la recuperación y adaptación al entreno.

Calidad del sueño, función cognitiva a la mañana siguiente, aumento del riesgo de lesión, son otros daños colaterales que veremos en esta práctica.

Deshidrata

Uno de los puntos críticos es que actuará como diurético.

Se produce una pérdida mayor de vitaminas y minerales esenciales para el adecuado desempeño deportivo como el potasio, magnesio, fósforo y calcio.

Y además, engorda

El etanol se absorbe rápidamente en el organismo y obstaculiza el metabolismo de otros nutrientes al mismo tiempo que genera un efecto inhibitorio en la oxidación de las grasas, por lo cual, puede ocasionar un incremento de peso corporal indeseado a expensas de grasa

Espero que sirva!

Quizás te interesa: La dieta de Cristiano Ronaldo

Comentarios