Formas en las que estrógenos y progesterona afectan al entreno (I)

1857

Formas en las que estrógenos y progesterona afectan al entreno

Ya dediqué un artículo al Ciclo menstrual y running, de introducción, así que vamos a profundizar en este tema, que tanto impacto tiene en las chicas.

El estrógeno es la principal diferencia entre una mujer y un hombre cuando practican deporte. Es una hormona muy poderosa, con capacidad de influir en muchos aspectos de la fisiología de la mujer, desde el metabolismo en el almacenamiento de glucógeno a la función pulmonar o salud ósea, por ejemplo.

En el caso del segmento masculino, el ambiente hormonal es mucho más estable, en cambio en la mujer está en continuo cambio. Los cambios fisiológicos resultantes de las fluctuaciones inducidas durante el ciclo menstrual se notan, y mucho, si el entrenamiento es de intensidad elevada.

Veamos cómo estrógenos y progesterona afectan al entreno.

Huesos

Los estrógenos representan el factor de mayor influencia en la salud ósea de las mujeres, por lo que cualquier interrupción en el ciclo menstrual puede causar una disminución en la densidad mineral ósea, aumentando el riesgo de osteoporosis y fracturas por estrés.

El estrógeno es de vital importancia para facilitar la absorción de calcio en los huesos. Está demostrado que deportistas con menstruación irregular o ausente, tienen menos densidad ósea en comparación con no deportistas.

En deportistas amenorreicas (mujeres que no tienen ciclo menstrual) se ha encontrado una importante pérdida de densidad ósea, sobre todo a nivel de columna lumbar.

Si es tu caso, hay que vigilar bien la planificación del entreno y revisar la ingesta de calcio y vitamina D.

Temperatura corporal

El aumento de progesterona durante la fase lútea (segunda quincena) del ciclo menstrual aumenta la temperatura del cuerpo. La progesterona actúa en el hipotálamo a modo de termostato. A mayor temperatura corporal, el hipotálamo actuará intentando enfriar el cuerpo. En días calurosos y húmedos, vigilar la hora de entreno, pues va a afectar al rendimiento.

El estrógeno tiene el efecto contrario en el hipotálamo, disminuyendo la temperatura a nivel corporal.

Sistema cardiovascular

El aumento inducido por la progesterona en la temperatura corporal durante la fase lútea puede provocar un incremento en el ritmo cardiaco. Durante esta fase, las frecuencias cardíacas a las que tienen que trabajar las mujeres suelen ser más elevadas. Sin embargo, a nivel de VO2max no hay cambios a lo largo del ciclo menstrual.

Si existe un sangrado abundante, es posible que la concentración de hemoglobina en sangre pueda disminuir, lo que puede influir negativamente en la capacidad de transporte de oxígeno en sangre. Puesto que el hierro es un componente importante de la hemoglobina, puede ser necesario suplementar con hierro en la dieta. Es habitual que en deportistas de cierto nivel de exigencia, exista anemia.

Metabolismo

Los estrógenos cambian el metabolismo hacia una mayor dependencia de la grasa cuando se ejecuta a un ritmo cercano al máximo. Si eres una deportista acostumbrada a entrenar durante largos periodos de tiempo, usarás la grasa como medio de combustible, retrasando la fatiga muscular y mejorando la resistencia.

En entrenos explosivos, el estrógeno promueve el uso de la glucosa por las fibras musculares de contracción lenta, siendo el combustible elegido para hacer el ejercicio.

En la siguiente parte hablaremos sobre el impacto en glucógeno muscular, respiración, fuerza muscular y resistencia.

Nos vemos en el asfalto!

Comentarios