1. “No se deben comer carbohidratos después de la 6 de la tarde o por la noche”
FALSO
En primer lugar debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo no tiene un reloj interno y no sabe si comemos carbohidratos a las 6 de la tarde o las 12 de la noche, por lo que simplemente tomará esos nutrientes y los usará en función de sus necesidades.
Una vez aclarado esto, decir que si esos carbohidratos se encuentran dentro de nuestras necesidades diarias de nutrientes, no supone ningún problema el momento del día en el que los comamos. Además, decir que la ingesta de carbohidratos por la noche favorece a un mejor descanso y a un sueño más profundo por la acción de la hormona ghrelina, que es liberada tras ingesta y digestión de los carbohidratos.

2. “El consumo de huevos sube el colesterol”
FALSO
Los niveles elevados de colesterol en sangre se deben diversos factores y no podemos culpar de ello al consumo de huevos. El 75% del colesterol de nuestro organismo es de síntesis endógena y solo un 25% procede de la dieta, así que los niveles elevados de colesterol se darán por un metabolismo deficiente y por otros factores nutricionales.

3. “Las lentejas tienen un elevado contenido en hierro, si tienes déficit de hierro come lentejas”
FALSO (con matices)
Si es cierto que las lentejas tiene un contenido elevado en Hierro, pero ese tipo de Hierro (Hierro no hemo) es menos biodisponible y más difícil de absorber por el organismo que el Hierro procedente de alimentos de origen animal (Hierro hemo).
Por lo que si queremos aprovechar el Hierro que contienten las lentejas debemos combinar estas con algún alimento rico en Vitamina C (frutas cítricas) que va a favorecer la mejor absorción y aprovechamiento de este tipo de Hierro.

4. “La pasta engorda, y no puede formar parte de una dieta de adelgazamiento” FALSO
La pasta va a ser un alimento rico en carbohidratos, un nutriente necesario para obtener la energía para nuestro día a día.
En la cantidad adecuada y ajustada a las necesidades individuales de energía y nutrientes no hay ningún problema en incluirla en un plan de pérdida de peso. El principal problema se encuentra en las salsas que suelen acompañar a las recetas de pasta que son muy ricas en calorías y grasas, por lo que la mejor opción es aderezar la pasta con especias y aceite de oliva virgen extra y acompañarlas siempre con verduras y una fuente de proteínas de calidad para conseguir un plato completo y equilibrado. Además, mi recomendación es que la pasta sea de trigo integral o espelta por su riqueza en micronutrientes, fibra y su menor índice glucémico.

5. “Si no tomas leche, no obtendrás la cantidad de calcio que necesitas” FALSO
En primer lugar, señalar que entre la leche y los derivados lácteos como yogurts o quesos es más biodisponible y se absorbe mejor el Calcio de éstos que el de la propia leche.
Ahora bien, hay muchas personas que por problemas de intolerancia o alergias no pueden consumir leche ni derivados lácteos, ¿quiere esto decir que van a presentar un déficit de Calcio en su dieta? No, ya que existen muchos otros alimentos no lácteos que va a ser una buena fuente de Calcio como son: las sardinas en lata (por consumirse con las espinas finas), vegetales de hoja verde, productos del mar, cereales como la quinoa y el amaranto, semillas de sésamo y lino y frutas como la naranja y la papaya.

6. “Dejar de fumar engorda” FALSO
No existe ninguna razón fisiológica por la cual el hecho de dejar de fumar vaya a ocasionar una subida de peso.
Ahora bien, si la ansiedad creada por la falta de nicotina la canalizamos con la comida, en especial dulces y comida basura, obviamente habrá una ganancia de peso.
Por lo que es aconsejable cuidar tu alimentación una vez dejes de fumar, sobre todo los primeros meses, e intentar controlar esa ansiedad por otras vías que no sean la comida, como podría ser el deporte.

Comentarios