Protocolo de Readaptación y Prevención de Lesión del Bíceps Femoral. Parte I

1726

1. Contextualización del caso

El deportista lesionado es un jugador del equipo de futbol en el que yo jugaba, extremo, explosivo, diestro, y con una carga de sprints en los entrenamientos y partidos bastante alta. Es un jugador de 22 años con historial de lesiones bastante reducido, la mayoría, por traumatismos en caídas o golpes, pero ninguna por rotura muscular.

El jugador sentía molestias en la zona y una pequeña sobrecarga, pero era un partido muy importante del mes de Mayo, en el que se jugaban estar en el playoff de ascenso a Segunda División. Por ello, el cuerpo técnico decidió arriesgar y alinear al jugador en el once inicial.

El momento de la lesión se produjo durante los últimos minutos de la primera parte del partido, en una de las múltiples carreras que llevo el jugador por la banda para realizar un centro después de recibir un gran pase a la espalda del defensor. El jugador sintió el dolor en la parte posterior del muslo. Posteriormente, se pudo ver en la grabación el momento justo de la lesión y observamos que el jugador se llevó la mano al músculo a la hora de realizar la parte excéntrica del movimiento.

La primera exploración por el médico del equipo fue de “rotura del bíceps femoral de la pierna derecha” a falta de conocer con certeza la longitud exacta de la misma, pero todo parece indicar que es una rotura de grado II con una rotura de más o menos de 2 cm.

Tras la reunirse el cuerpo técnico y el equipo médico, se estudió individualmente el caso de este jugador se ha concretado que el tiempo estimado de baja médica será de 3 a 5 semanas. Al ser un jugador joven e importante parece indicar que las sensaciones del jugador durante la recuperación pueden jugar un papel importante para su temprano regreso al equipo. El alta deportiva y competitiva y el tiempo estimado no están concretados porque se va a realizar un trabajo de readaptación y de prevención para que no vuelva a recaer de su lesión y vuelva en un estado de forma óptimo al equipo.

El tratamiento a realizar para este jugador va a ser continuista, ya que la rotura no es muy grave y se puede restablecer desarrollando un buen trabajo multidisciplinar. Cabe destacar que el jugador realiza poco trabajo preventivo porque el cuerpo técnico no lo considera necesario al no tener un historial de lesiones musculares amplio. El readaptador aconseja al cuerpo técnico que todo jugador del equipo debería realizar este tipo de trabajo,  ya que ellos solo lo consideran necesario para los jugadores ya lesionados.

Para realizar los entrenamientos y el trabajo de prevención y readaptación, disponemos en el centro donde entrenamos los siguientes materiales:

  • Materiales de desestabilización (bosu, camas elásticas, superficies inestables para el suelo de marca “Theraband”…)
  • Material de musculación (diversas máquinas como jalones, extensión de cuádriceps, prensa para sentadillas, mancuernas, balones medicinales)
  • Varias cuerdas para entrenamiento en suspensión y tirante musculador para realizar trabajo excéntrico.
  • A disposición del club y el cuerpo técnico, se puede pedir el acceso a la piscina municipal si fuera necesario para trabajar la readaptación y la recuperación de la lesión

Comentarios