Protocolo de Readaptación y Prevención de Lesión del Bíceps Femoral. Parte II

2287

2.    Contextualización del caso

Los tendones isquiotibiales o isquiosurales están situados en la región superior y posterior del muslo. Son los tendones de tres músculos, semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral (porción larga), que se insertan proximalmente en la tuberosidad isquiática de la pelvis. A nivel distal el semimembranoso y semitendinoso se insertan en la región posteromedial de la rodilla, en la tibia. El bíceps femoral se inserta a nivel posterolateral de la rodilla, en la cabeza del peroné.

Los tres son músculos biarticulares, extienden la cadera y flexionan la rodilla. Las lesiones musculares son muy frecuentes (Arnason, A., Gudmundsson, A., Dahl, H. A., & Johannsson, E.,1996)en deportes que implican carrera a alta velocidad, como en el caso del fútbol.

1

El deportista lesionado es un jugador del equipo de fútbol al que yo entreno. Su posición natural es delantero, tiene una arrancada muy potente y su pierna dominante es la derecha. Sus desplazamientos en los partidos son bastante explosivos por las características de juego del equipo. El jugador lesionado tiene 25 años y un historial de lesiones muy reducido, ya que posee una musculatura privilegiada (75 Kg y 183 cm) Por ello, solo ha sufrido un par de lesiones en su carrera y han sido por traumatismos en algunos saltos con los defensores (dos roturas totales del tabique nasal). Es de importancia recalcar que es su primera lesión muscular en su carrera deportiva.

El jugador sentía molestias en la zona y una pequeña sobrecarga en los entrenamientos previos al partido, pero la importancia del encuentro en el que se jugaban estar en el playoff de ascenso a Segunda División hizo que el cuerpo técnico arriesgara y alineara al jugador en el once titular.

El momento en el que se produjo la lesión fue durante los últimos minutos de la primera parte del partido, en una de las múltiples carreras que llevo el jugador cayendo a la banda para realizar un centro después de recibir un gran pase a la espalda del defensor. El jugador sintió un fuerte dolor en la parte posterior del muslo e inmediatamente se llevó la mano a la zona afectada.

Al ser atendido en los vestuarios al finalizar el partido por el médico del equipo el diagnóstico fue “rotura del bíceps femoral de la pierna derecha” a falta de conocer con certeza la longitud exacta de la misma (se le realizaran más pruebas para concluir el alcance de la lesión), pero ya en ese momento el medico vaticino que parece indicar que es una rotura de grado II con una rotura de más o menos de 2 cm en la zona afectada.

Después de la conclusión del partido el cuerpo técnico y el equipo médico se reunieron para estudiar individualmente el caso. Tras la reunión de las distintas partes concretaron que el tiempo estimado de baja médica será de 3 a 5 semanas, aunque las sensaciones del jugador durante la recuperación pueden ser decisivas para su temprano regreso al equipo. Por ello, la fecha del alta deportiva y competitiva y el tiempo estimado de baja no están concretados.

Se ha consensuado entre las distintas partes que el tratamiento que va a seguir el futbolista lesionado va a estar compuesto de realizar un trabajo de readaptación y de prevención  para que no vuelva a recaer de su lesión y vuelva en un estado de forma óptimo al equipo (se intentara que llegue a la siguiente fase de los playoff). Por ello, no se conoce como va a responder el jugador a tal rutina, por lo que es muy probable que pueda  reducir el tiempo de baja médica.

Al no ser una rotura muy grave decidimos llevar a cabo un tratamiento conservador para este jugador, en el que el correcto trabajo multidisciplinar (fisioterapeuta, medico, readaptador…) juega un papel muy importante en su recuperación.

Cabe destacar que el jugador realizaba poco trabajo preventivo antes de la lesión porque hasta antes de embaucarme en este experto universitario no conocía la importancia de este tipo de trabajo en los jugadores para la prevención de lesiones.

Desde esta misma pretemporada, se ha decidido que todo el equipo va a realizar este tipo de trabajo para prevenir lesiones de la campaña pasada y así está preparada en la planificación de la próxima temporada.

Para realizar los entrenamientos y el trabajo de prevención y readaptación, disponemos de:

  • Materiales de desestabilización (bosu, camas elásticas, tablas de inestabilidad”, pelota suiza, elementos de suspensión, gliding…)
  • Material de musculación, ya que entrenamos varios días en el gimnasio con el cual tenemos un convenio.
  • TRX, Flying y AirfitPro para poder realizar correctamente trabajos excéntricos.
  • Además, el gimnasio con el cual tenemos convenido dispone de una piscina en la que podemos trabajar la recuperación de la lesión.

Comentarios