TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN EN EL DEPORTE

1400

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son enfermedades que tienen como características principales un comportamiento distorsionado de la alimentación y una exagerada preocupación por la imagen y el peso corporal. Son enfermedades de evolución crónica, que han tenido un gran aumento de su frecuencia en los últimos años y su etiología es multifactorial.

Hace un par de décadas, no hallábamos con tanta frecuencia el diagnóstico de trastornos del comportamiento alimentario, sin embargo, en la actualidad son enfermedades que ocupan un área importante en el sistema de salud, y en las que, además, intervienen múltiples factores, tanto en su desarrollo como en su perpetuación. Las edades de aparición o de inicio del trastorno suelen ir desde los 12 hasta los 25 años y la frecuencia aumenta entre los 12 y los 17. La expansión de los padecimientos ha implicado también su aparición en edades cada vez más tempranas.

Base de datos del Índice Medico Español –IMEFuente: Gil E, 2005(34)

j burgos 1

Es importante insistir en que los trastornos de la alimentación presentan una alta comorbilidad médica presentándose muchas veces mediante cuadros clínicos enmascarados como: amenorrea, osteoporosis… lo cual nos lleva a pensar en el gran retraso que supone la identificación y diagnóstico de los mismos apareciendo múltiples alteraciones fisiológicas. No podemos olvidar que las complicaciones médicas en estos trastornos conllevan una tasa de mortalidad asociada muy significativa, lo que nos lleva a encontrarnos ante una enfermedad psiquiátrica o psicológica muy incapacitante.

Socialmente se ha creado una alarma con este tipo de enfermedades, pero como he citado anteriormente, muchas veces nos encontramos con patologías que enmascaran el diagnóstico principal, lo cual retrasa la intervención.

Las exigencias del deporte actual hacen que se tienda a un perfeccionamiento, está demostrado que la práctica de actividad física o deporte se basan en la obtención de beneficios, no sólo a nivel físico sino también psicológico, pero cada vez más lo que debiera ser un optimizante de la calidad de vida, se convierte en un exceso de la preocupación por la imagen corporal, la alimentación y el peso.

Lo que venía siendo el deporte en el pasado en el cual existía la dualidad “entrenador-atleta, hoy en día ya no lo encontramos, ya que se han incluido una serie de profesionales que aportan sus conocimientos para la mejor práctica del ejercicio  físico. Siendo aportada mucha más información de diversas ramas produciéndose, en muchos casos, falta de fluidez informativa, repetición de la misma, así como, desconocimiento de ciertas áreas como la nutrición.

Esto es una de las pruebas que demuestra la gran importancia que tiene el trabajo multidisciplinar hoy en día en los deportistas y la importancia de una correcta comunicación entre los profesionales.

Fuentes:

  1. Dosil J. Trastornos de la alimentación en el deporte. Sevilla: Wanceulen, 2003.
  2. Pérez Recio G, Rodríguez Guisado F, Esteve E, Larraburu I; Font J, Pons V. Prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria en deportistas. Rev Psicol Dep 1992; 1:5-16.
  3. Sundgot-Borgen J, Tortsveit MK. Prevalence of eating disorders in elite athletes is higher than in the general population. J Sports Med 2004; 14:25-32.
  4. Filaire E, Rouveix M, Bouget M, Pannafieux C. Prévalence des troubles du comportment alimentaire chez le sportif. Prevalence of eating disorders in athletes. Sci Sports 2007; 22:135-142.
  5. Díaz I. Propuesta de un programa de prevención de trastornos de la conducta alimentaria para entrenadores. Cuad Psicol Dep 2005; 1-2:67-80.
  6. Davis C, Cowles MA comparison of weight and diet concerns and personality factors among female athletes and non athletes. J Psychosom Res 1989; 3:527-536.
  7. Salbach H, Klinkowski N, Pefieffer E, Lehmkuhl U, Korte A. Body image and attitudinal aspects of eating disorders in rhythm gymnasts. Psychopathology 2007; 40:388-393.
  8. Yates A. Biologic considerations in ethiology of eating disorders. Pediat Ann 1992; 21:739-744.
  9. Hoch AZ, Dempsay RL, Carrera GF, Wilson CR, Chen ER, Barnabei VM y cols. Is there an association between athletic amenorrea and endothelial cell dysfunction? Med Sci Sports Exerc 2003; 35:377-383.
  10. O’Donnell E, De Souza MJ. The cardiovascular effects of chronic hypoestrogenism in amenorrheic athletes: a critical review. Sports Med 2004; 34:601-627.
  11. Derk CT. Osteoporosis in females prior to menopause: current concepts regarding definition, screening and management. Minerva Med 2006; 97:479-486.
Compartir
Artículo anteriorMetabolismo energético
Artículo siguienteDieta para el día previo y antes de la competición
Asesor nutricional y deportivo. Editor en SB Sport Live. Postgrado en nutrición por la Universidad de Barcelona.Máster Internacional en Entrenamiento Personal, Prevención y Readaptación Físico-Deportiva por la Universidad Isabel I de Castilla.

Comentarios