Paleodieta: Vuelta a la Alimentación Primitiva

1942

En la actualidad, la dieta de la mayoría de las personas de los países desarrollados está basada en los carbohidratos. De manera general, nuestro organismo tiene dos formas de obtener energía tanto para las actividades de nuestro día a día como para la actividad física:

1. Los carbohidratos, que se almacenan en forma de glucógeno en una cantidad limitada en hígado y tejido muscular y proporcionan energía de forma rápida.

2. Las grasas, que se almacenan en forma de triglicéridos en el tejido adiposo y proporcionan energía de manera más paulatina y prolongada.

El problema de estos hábitos alimenticios actuales está en que nuestra capacidad de almacenar glucógeno es limitada debido a que evolutivamente nuestro cuerpo se adaptó a vivir en un ambiente con poca disponibilidad de carbohidratos y aquellos no almacenados como glucógeno lo harán como grasa. Por ello, el exceso de carbohidratos en la dieta actual conduce a problemas de salud, exceso de peso y acumulación de grasa corporal.

Todo esto, ha propiciado que muchas personas buscando una mejora tanto en su salud como en su rendimiento deportivo esten adaptando nuevos hábitos alimenticios basados en la alimentación de nuestros antepasados, lo que se llama “Dieta Paleolítica” o “Paleodieta”.

¿En que se basa la Paleodieta?
La Paleodieta está basada en la alimentación de los seres humanos primitivos, que principalmente eran recolectores y cazadores, por lo que su dieta se basaba en los frutos y vegetales que recolectaban y los animales que cazaban.

La base de la actual Paleodieta son las verduras y tubérculos, seguido en segundo lugar de las carnes, pescados y huevos; y por último frutas, bayas, frutos secos, semillas, aceite de coco y aceite de oliva virgen extra. En cuanto a los alimentos que estarían excluidos de esta corriente alimenticia: todos los cereales y los productos refinados derivados de ellos (arroz, avena, pasta, pan, harinas,etc), las legumbres, los productos lácteos y los aceites de semillas.

De este modo frutas, verduras y tubérculos deberían ser la principal fuente de la cual obtienes los pocos carbohidratos que debes consumir y los micronutrientes; mientras que frutos secos, semillas, aceites y productos de origen animal aportarían calorías, estimulando una producción de insulina mínima y serían una fuente perfecta de proteínas y grasas saludables.

¿Qué beneficios presenta la Paleodieta?
– Mejora los niveles de glucosa en sangre.
– Ayuda a reducir y controlar los niveles de grasa corporal.
– Evita enfermedades autoinmunes.
– Mejora el sistema inmunitario.
– Aumento del rendimiento deportivo.
– Ayuda a mantener el entorno hormonal correcto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here