¿Por qué no se mueve la báscula?

1912

¿Por qué no se mueve la báscula?

He cumplido a rajatabla el protocolo, pero la báscula ¡sigue igual!” ¿Suena familiar?. Si es así, quizás ha llegado el momento de hacer algunos cambios. Todos necesitamos cambiar rutinas de vez en cuando, nuestro cuerpo va a estar adaptándose, poco a poco, lentamente, a nivel fisiológico y otros, a las reglas que vamos imponiéndole. Pero este techo puede llegar y es posible que consideres que aún es pronto, que te gustaría seguir bajando de peso.

Algunos aspectos que debemos revisar si nos encontramos en esta situación.

1º Dieta

Introducir en tu vida hábitos saludables, típicos al empezar una dieta, dejar refrescos, comida basura, azúcares, bajar procesados tiene un impacto en la báscula. Mantener esta nueva postura ante alimentos no saludables nos permite bajar de peso, durante varias semanas. Así que el primer paquete de kilos extra que llevamos encima, segúramente si estás leyendo esto, ya los has perdido. En el caso de que todavía estés en el inicio y no has conseguido ningún resultado, este post aún te pilla verde. Retrocede y comienza de nuevo.

Para los que han pasado entre 10 y 12 semanas y ya a partir de ahí se han estancado, ya no vale simplemente no beber colas y no comer dulces para merendar. Hay que hacer algo más. Hay que revisar que desayunamos, que cenamos, cantidades, como distribuímos los macros (olvídate de contar calorías), que estamos haciendo en actividad física.

Así que si estamos estancados (la solución a este punto no puede darse en un par de párrafos, ¡ya quisiera!) hay que volver a dar una vuelta de tuerca a la alimentación. Segúramente haya que cambiar cosas, de nuevo.

2º Rutina

Al hilo de la adaptación fisiológica citada, en el apartado de actividad física esto es brutal. Después de pocas semanas el cuerpo se vuelve una máquina muy eficiente de ahorro energético. El paseo de antes, ya se queda corto. La carrera de 30 minutos que tanto me hacía sudar, ya casi no me da tiempo a romper en sudor. Lo que nos ha servido las primeras semanas, ahora ya no sirve. Hay que fijarse una nueva meta, en función de tus posibilidades físicas y de horarios. Clases de baile, HIIT, spinning, pilates, TRX, series, estirar un poco más las tiradas. Para cada situación hay una solución. Revisa objetivos y establece una nueva meta.

3º Sueño

El sueño es un aspecto clave en la pérdida de peso. El porcentaje de incidencia en la población (al menos con mis datos de consulta) en lo que respecta a dormir muy poco, es muy elevada. Sino descansas bien, lo tienes más difícil. Y esto hay que saberlo. Es fácil decirlo, lo se, pero complicado de poner en práctica. Ayer por ejemplo, mi última de la tarde, con un paciente de 8 semanas, que no es capaz de dormir más de 5 horas, le sugerí que comenzara con pequeños cambios, a partir de una hora desconectar el móvil y dejar el fb y mensajes, quitar la tele, y comenzar a leer un buen libro. ¿Va a funcionar? no lo se. Pero al menos hacemos algo distinto e intentamos cambiar hacia un hábito más sano. Segúramente nos lleve a una situación mejor.

4º Fuerza

He hablado de esto en bastantes posts. No todo el mundo puede entrenar este apartado y un profesional va a tenerlo en cuenta. Pero si puedes trabajar la fuerza muscular, debes hacerlo. Tranquilo/a, no te vas a convertir en Hulk de la noche a la mañana, así que no te preocupes por que tu aspecto va a ser musculado. Entrenar a la semana un par de veces la musculatura va a activar tu metabolismo bastante, vas a hacer click en nuevos sitios de tu organismo, y va a ayudarte a bajar de peso, seguro.

5º Báscula

No pierdas de vista revisar la evolución de todo esto. Siendo paciente, tendrás que ver resultados entre 4 y 12 semanas, nuevas tendencias en la báscula, evolución de grasa, masa muscular, agua y peso corporal, que te indiquen que vas en la nueva dirección.

Espero que sirva!

Quizás te puede interesar:

5 reglas de oro para perder grasa

Entrenar para quemar grasa, parte I

Entrenar para quemar grasa, parte II

Comentarios