Razones por las que no estás perdiendo peso

1897
close-up of a woman measuring her waist, b/w toned

Razones por las que no estás perdiendo peso

Tranquilo/a, no eres la única persona a la que le está costando perder peso, o directamente se ha estancado. Cuando esta situación se da en consulta, revisamos lo básico, que es lo que estamos comiendo y el tipo de actividad física que está estamos realizando. ¿Estamos cumpliendo el plan o nos hemos dejado venir? Repasamos algunos tips que suelo encontrarme, en el día a día.

Hago mucho ejercicio…

Pero también he empezado a comer más. El hacer más ejercicio, salir de una clase de piscina, o correr un poco más, no implica tener barra libre. Si hacemos un poco más de ejercicio pero acabamos comiendo mucho más, mejor bajar el tiempo destinado al entreno y volver a repasar lo que debemos comer.

Un buen profesional pautará una progresión en ambos sentidos, nutricional y deportivo. Sabe muy bien que implica aumentar los requirimientos energéticos por destinar más tiempo al entreno. Sin embargo, si nos saltamos este punto, puede ser que el entrenamiento, de cara al objetivo de perder peso, no sirva absolutamente de nada.

Conclusión: hacer más ejercicio no puede significar comer más, sino te lo ha pautado tu nutricionista.

Mala interpretación de la báscula

Esto es la lucha diaria del nutricionista en consulta. La maldita báscula. El dato del peso corporal total, como dato aislado, NO sirve absolutamente de nada. De nuevo, un buen profesional irá analizando la progresión en otros datos, como son grasa visceral, masa musculares, grasa total y agua. Una evolución positiva de masa muscular, por ejemplo, puede implicar un parón en la bajada de peso corporal total, sin embargo, a medio plazo, el DN sabe que el paciente va en la buena dirección y acabará en el objetivo fijado.

A veces, el dato de peso corporal total debería mostrarse con una perioricidad mayor a una vez por semana.

Mismo plan de ejercicio, mes tras mes

El cuerpo humano es una excelente máquina, capaz de adaptarse rápidamente al tipo de actividad física que estás realizando, con el objetivo de volverse más eficiente ahorrando energía. “Salgo todos los días a andar 35 minutos”, “llevo 2 meses corriendo 5 kilómetros 4 veces a la semana”… etc, está muy bien, perfecto. Moverse siempre es bueno. Pero si queremos que esto tenga impacto en la báscula hay que hacer otra cosa, hay que combinar distintos tipos de actividades físicas, que hagan al cuerpo a trabajar a diferentes intensidades.

La rutina es lo peor en este sentido. Si al profesional al que vas no es capaz de guiarte en este sentido, y programar una progresión que te permita adaptarte fisiológicamente e ir creciendo en el apartado físico, cambia de gabinete o de entrenador personal.

Sigues una dieta muy estricta

Sino estás comiendo de todo, estás sometiendo a tu cuerpo a una lucha permanente, en la que el organismo intentará optimizar cada gramo calórico que entre por la boca y evitará que tengas ganas de gastarlo. Una reducción calórica estricta, o una dieta hipocalórica permanente te acaban llevando a la ruina.

Quizás es una metodología más lenta, a veces muy complicada de explicar por parte del DN. Y va en contra muchas veces de nuestros intereses, en el sentido comercial, pues sabemos que hay pacientes que se aburren y van a abandonar la consulta. Si en tu dieta no comes de todo, por favor, déjala inmediatamente.

Asumir el peso inicial con el que iniciamos un tratamiento, olvidarnos de objetivos a muy corto plazo y darnos una buena temporada para llegar a una situación de normopeso, es la única vía. No hay atajos.

Fruta, verduras, carne, pescado, legumbres…. si todo esto no está en tus menús diarios, estás comiendo basura. (puedes no comer carne o pescado, no pasa nada, conozco a vegetarianos que están en una forma envidiable, es una forma de generalizar para decirte, hay que comer de todo).

No dormir, una cruz

Sino dormimos lo suficiente, el problema se complica, y mucho. Esto puede afectar a la pérdida de peso, de forma muy seria. De una forma muy resumida, la falta de sueño relantiza el metabolismo. Y no digo más en este sentido. Sino cumplimos nuestro ciclo de sueño hay que buscar el origen de este problema.

Entre semana perfecto, barra libre el fin de semana

Paciente: “no lo entiendo, estoy cumpliendo la dieta 5 días de los 7”

DN: “que has hecho los otros dos días”

Paciente: “salir el viernes y sábado”

DN: “en qué ha consistido esta salida”

Paciente: “5-6 cubatas, un par de noches, pizzeria….”

No hace falta explicar nada más.

Espero que sirva!

Quizás puede interesarte: 8 consejos para adelgazar corriendo

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here