Situaciones del día a día en el gimnasio

1881

El gimnasio es un lugar donde coinciden personas muy diferentes, cada una con sus “cosillas”. Con tanta gente alrededor, siempre se pueden dar situaciones graciosas y otras no tanto (si te suceden a ti, claro). Si son otros quienes lo sufren, seguramente te hagan gracia. Seguro que has sufrido/disfrutado más de una:

“Sudando como en la selva amazónica”: Esto es algo que, la verdad, da mucho “asquito”. Llegas a un banco o una máquina y está literalmente empapada en sudor, incluso parece que es la propia máquina la que suda a causa del microclima del gimnasio… Por favor, si eres propenso a sudar a cántaros como si estuvieras en la selva amazónica con una humedad ambiental del 80% pon la toalla en las máquinas que, además, es una norma a cumplir en la mayor parte de los gimnasios.

“La máquina en la que no hay nadie pero está ocupada”: Ves una máquina libre, te toca realizar ese ejercicio y, en cuanto te colocas, escuchas una vocecilla que dice: ¡Perdona, ahí estoy yo! Mira, no… Vamos a ver, si estuvieras aquí, me habría sentado encima de ti. Si quieres acaparar todas las maquinas vente cuando no haya nadie.

“Esto es un gimnasio no un parque”: Esto cada vez más frecuente. Típica persona, con poca pinta de deportista la verdad, dándole duro al… móvil. Sí, sí, al móvil. Está él o ella tranquilamente con su móvil mirando Facebook, Twitter, Instagram, hablando por WhatsApp ocupando una máquina o un banco sin hacer absolutamente nada, y tú con toda tu educación le preguntas: ¿Perdona te quedan muchas para acabar? A lo que, con toda su parsimonia, te contesta que no ha empezado, pero estaba a punto… ¿A punto de qué? Si llevas 20 minutos ahí sentado sin hacer nada… ¡DIOS DAME PACIENCIA!

“Cuando parece que te drogas en el vestuario”: Eres alguien que entrena en serio, cuida su alimentación, tomas suplementos nutricionales y has acabado de entrenar. En el vestuario te dispones a tomarte tus suplementos, bien sean aminoácidos, un batido de proteínas, lo que sea, y llega el típico personaje que te empieza a “incordiar” por no decir otra cosa… ¿Qué es eso que tomas?… ¿Son proteínas?… ¡Eso te hace daño al hígado!… ¿Son como esteroides pero legales no?… Yo lo tomé una temporada y “me hinché que no veas”… ¡POR FAVOR PARA ANTES DE QUE MI CEREBRO SE COLAPSE Y ME ENTREN GANAS DE MATARTE!

Comentarios